La Automedicación: ¿cuáles son sus consecuencias en la salud?

 

Es muy probable que muchos de nosotros ante alguna dolencia o resfrío hayamos decidido tomar un medicamento porque a alguien más le funcionó, o porque lo googleamos. 

Si bien existen medicamentos que son de venta libre, los llamados EPP especialidades farmacéuticas publicitarias, esto no quiere decir que se deba abusar de su uso sin consultarlo con un profesional de la salud. 

La automedicación puede parecer una práctica inofensiva, pero puede tener serias complicaciones en nuestra salud como las que veremos a continuación.


¿Qué es la automedicación?

 

La automedicación es una práctica de riesgo que involucra la ingesta de medicamentos por iniciativa propia sin intervención, diagnóstico, prescripción o supervisión por parte de un médico. 

Solemos automedicarnos cuando tenemos enfermedades simples como gripe, tos o temperatura alta. El riesgo se presenta porque los medicamentos deben ser tomados en las dosis y por las fracciones de tiempo adecuados para obtener el efecto esperado. 

Consecuencias de la automedicación

 

Aunque no lo creas, las reacciones adversas que puede causar la automedicación figuran entre las diez principales causas de muerte en el mundo. 

La mayoría de las personas no tiene conocimientos de cómo puede afectar la salud el automedicarse y, sobre todo, que esta puede jugarles en contra al momento de aliviar una dolencia, ya que se puede perder la efectividad ante una toma inadecuada. 

Estas son otras de las consecuencias que la automedicación representa para nuestra salud: 

  • Enmascaramiento de la enfermedad: puede evitar que se retrase el diagnóstico   y tratamiento de enfermedades más graves.  

  •  Reacciones adversas: de no seguir las indicaciones de un doctor podemos caer en una toma desmesurada y en cantidades dañinas. Ante esto, nuestro cuerpo tiene una reacción y desarrolla síntomas que van desde alergias con erupciones en la piel, pasando por fallas en órganos vitales, y en los casos más extremos shocks anafilácticos, que pueden llegar a ser mortales. 

  • Interacciones: dependiendo de qué medicamentos, plantas o alimentos estemos tomando, puede ocurrir una potenciación o disminución del efecto de la medicación. 

  • Aumento resistencia a otros medicamentos: es el caso de los antibióticos, comúnmente tomados para tratar lo que se cree puede ser una infección. De no tratarse de una infección, podemos generar resistencia a los antibióticos, y estos ya no tendrán efecto cuando los necesitemos de verdad. 

  • Drogo dependencia:  

Órganos más afectados por la automedicación

 

Hígado:

El daño hepático causado por medicamentos es la causa más común de muerte por fallo hepático agudo.   

El hígado es un órgano vital que se encarga, entre otras funciones, de eliminar todas las sustancias tóxicas de nuestra sangre. Entre un 70% y 80% de medicamentos se procesan en el hígado y esto lo hace el órgano más afectado ante la automedicación.

Al abusar de ciertos medicamentos, en especial de antibióticos y analgésicos, podríamos llegar a desarrollar una hepatitis infecciosa e incluso una cirrosis.  

Estos son algunos síntomas que pueden significar daño hepático: 

  • Dolor abdominal 

  • Ictericia (piel y ojos con tono amarillo)

  • Orina oscura  

  • Piel irritada

  • Nauseas  

  • Colon irritable 

 

Riñones 

El riñón es otro órgano vital cuya función principal es filtrar nuestra sangre y orina de desechos provenientes de los alimentos que consumimos.  

Los medicamentos que más afectan a este órgano son los antiinflamatorios, comúnmente tomados ante cualquier dolor, como el ibuprofeno, la aspirina o el diclofenax. Su uso debe ser controlado, ya que podría llegar a ser letal para el riñón. 

El daño más común al sistema renal causado por la automedicación es la nefropatía, una enfermedad crónica en la que se pierde gradualmente la función renal. Es decir, que al no cumplir el riñón sus funciones, nuestro cuerpo empieza acumular niveles peligrosos de líquidos, electrolitos y desechos. Lo más preocupante de esta enfermedad es que no suelen presentarse síntomas hasta que la función renal esté afectada de forma significativa.  

¿Qué contribuye al uso de la automedicación?

 

Si bien la automedicación es una decisión personal, hay diversos factores que influencian esta conducta, entre los más comunes encontramos: 

  • La falta de conocimiento acerca de los daños de la automedicación 

  • Dudas en el diagnóstico y en las recetas 

  • Promoción de medicamentos en forma inadecuada 

  • Disponibilidad de medicamentos sin restricciones 

  • Medicamentos inaccesibles 

Formas de automedicación más comunes

 

Ya sea para un resfrío, tos, dolor de garganta, bajar la fiebre, o lo que se crea puede ser una infección, estos son los tipos de medicamentos que más solemos tomar por cuenta propia: 

  • Analgésicos: usados para aliviar dolores y también para bajar la fiebre. El más común el ibuprofeno. Pero el abuso de este tipo de medicamentos puede ocasionar efectos graves en el aparato digestivo o riñones.

  • Antibióticos: su uso está dirigido al tratamiento de enfermedades infecciosas y a eliminar o detener el crecimiento de bacterias. De ser consumido de manera inadecuada representa la causa principal de la resistencia bacteriana. 

  • Antigripales: muy frecuentes para disminuir los síntomas del resfriado común que todos hemos tenidos. Sin embargo, los antigripales no son recomendables para cualquier tipo de paciente, ya que pueden tener interacciones con otros medicamentos e incluso generar efectos secundarios como molestias gastrointestinales, sequedad de boca y estreñimiento.  

  • Antidiarreicos: utilizados para aliviar la diarrea, pero su uso sin supervisión médica puede ser agente causal de que el agente causar de la diarrea permanezca en el organismo. 

  • Antisépticos tópicos 

  • Suplementos vitamínicos y minerales 

  • Antitusígenos  

  • Antiácidos 

  • Antiflatulentos

¿Cómo evitar la automedicación?

 

Lo más importante es no tomar medicamentos que requieran de receta médica si es que no se ha acudido con un profesional antes. 

Para el caso de medicamentos de venta libre puedes consultar con el doctor en línea o con el farmacéutico la frecuencia adecuada, y respetarla. 

Informar siempre a tu médico sobre los medicamentos que tomas actualmente.

Evitar el consumo de alcohol con la ingesta de medicamentos.  

¿Sabías que con el seguro de salud Rimac las medicinas están cubiertas al 100% si solicitas un médico a domicilio? Además, podrás también consultar con el médico en linea para que no tengas que automedicarte más. 

¡Hoy puedes empezar a cuidar tu salud!

Ahora que conoces los peligros de automedicarte, ¿te gustaría saber cómo puedes empezar a cuidar tu salud?